antroposcopio

Oteando ideas, actitudes y comportamientos

Category: Libres (page 2 of 2)

Los verdaderos brotes verdes

Acaban de convocarse elecciones para el otoño. Tres cuartas partes de país de vacaciones. De la otra cuarta parte, la mitad trabaja, la otra mitad no puede. Ni trabajar ni ir de vacaciones. De los que trabajan, unos cuantos se dedican a reventar las primas de riesgo y a alimentar la crisis de deuda. Otros cuantos se dedican a pegar palos bajo mando de R, de Represor. El resto está dando ejemplo…

Por un lado resistiendo los envites, uno tras otro, de una policía en perfecta formación atacando a oleadas, y valientes como ninguno para agredir de diez en diez a periodistas que lo único que hacen es levantar las manos. “Los violentos, sois vosotros”. Merece la pena tener presentes los tics, de otro tiempo, otro color, de algunas divisiones policiales. Qué pasaría cuando no existía youtube (a partir del minuto 8:30, para los vagos):

Por otro lado, resistiendo a la violencia del lenguaje que, no sólo no sirve para comunicarse, sino para pre-determinar políticas, para ahondar en falacias y configurar el curso del pensamiento. Algunos le tienen miedo a Google, que, menudo descubrimiento, moldea nuestro cerebro. Tendrían que tener miedo al lenguaje, al discurso, a la retórica… Tendrían que tener miedo de los intermediarios que llaman a las manifestaciones pacificas “terrorismo”. Tendrían que tener miedo del sofisma, del uso interesado del lenguaje, de las analogías maniqueas, de las metáforas, de los que piden propuestas (para tener carnaza) y no sólo indignación, como si, en palabras de Minchinela, para llamar al seguro cuando tienes una gotera tuvieras que saber arreglarla tu mismo, cuando pagas hasta un 42% de tu dinero por ese servicio… tendrían que tener miedo de aquellos que “resignifican las palabras para apuntalar la distracción y el engaño”. Tendrían que tener miedo a los que nos salvaron y a los que debemos nuestra ¿libertad?, los de la transición-hasta-ahora-via-libre-viento-en-popa-porque-el-que-había-antes-sí-era-malo. Tendrían que tener miedo al búnker. En seis minutos de conversación queda todo claro:

O en 16, mas estructuradamente…

Quedan también entre los que no están de vacaciones aquellos que aprovechan el paseo en barco por Menorca para recortar aquí y allá en derechos adquiridos. De nuevo las palabras… la crisis: irremediable, condicionadora, marco y excusa para privatizar hospitales manteniendo ocho televisiones, recortar en educación y en impuestos para los ricos, echar gente a la calle notándose o, peor, echar a mucha mas gente a la calle pero sin que se note, rotando el despido, sacando el manual de ingeniería de apaciguamiento. Y todos, pasando la mano por la frente, como queriendo decir “de la que nos hemos librado” cuando, realmente, han hecho lo que querían, pero ordenada, secuencial y disimuladamente. Despidos sutiles…

Quedan, porque siempre están, los que trabajan por dar sentido a todo esto. Los de contra viento y marea. Porque, de indignados que estamos, quizá perdamos la perspectiva. Quien salió adelante de otras maneras para decírnoslo y para indicar dónde y cómo hay que hacer presión. Quedan los que nos zarandean, ¡mirad, necios, ese es el camino!. Y quedan los que tienen un plan, en un año, en tres fases. Los que, a pesar de detener a “sus cúpulas“, tienen 60000 usuarios registrados en el foro. Comenzaremos la fase 1 – Spread the message:

Se puede decir, vamos, que en Agosto, quedan por la red (ahora mismo, el mundo) y, considerando que el merecedor inicial del apelativo crece al 0.2% en plena temporada de verano, los verdaderos brotes verdes de este país. Brotan en Agosto los que se sembraron en Marzo y, en Otoño, antes del 20-N, florecerán en todo su esplendor. Los brotes verdes son los que les dirán a los marchitos que se aparten. De una vez, fuera, largo.

Nos quedan los brotes verdes y lo bonita que está Barcelona llena de guiris…qué paz… qué descanso de ideología…qué descanso de discurso. Qué descanso de impostura e hipocresía. Qué descanso de xenofobia y estupidez. Que descanso de políticos, si no fuera porque desde el barco menorquín…

 

ACTUALIZACION

Se me olvidaba…tampoco se han ido del todo los legisladores… todavía, antes del veraneo, cambiarán una ley que les pedimos que cambiaran. Pero al revés…

Yo #soy15M

Como parte del #15m me declaro una persona pacífica y condeno radicalmente todo tipo de violencia: la de los violentos infiltrados en nuestras manifestaciones, y la del Estado, que ha causado más dolor y heridos. Además, condeno la manipulación mediática que enfatiza la información sesgada, parcial o errónea con el propósito de demonizar a los ciudadanos.

Si me manifiesto en la calle es porque:

Mi participación como ciudadano se ha reducido a votar a listas cerradas cada cuatro años para ver cómo los representantes de los ciudadanos no respetan lo prometido en su programa.
Se hacen leyes a favor de grupos de interés en vez de hacerlas a favor del conjunto de la sociedad.
Se invierten recursos públicos para ayudar a minorías poderosas, y no a quienes están pasando situaciones desesperadas ocasionadas por la especulación financiera.
Los grandes partidos están más preocupados por mantener su poder que por ofrecer soluciones para superar esta crisis histórica.
Está a punto de firmarse un “Pacto del Euro” que consiste fundamentalmente en medidas para reducir la inversión pública en servicios esenciales.
Desde diferentes órganos del estado se ha insultado a los ciudadanos, e incluso se ha justificado el recurso a la violencia contra manifestantes pacíficos.
Como parte del #15m, acepto y respeto la diversidad ideológica del movimiento. Cuando participo en una manifestación no reclamo un régimen o una ideología en concreto, ni un modelo social no democrático, ni la eliminación de los partidos o los parlamentos. Lo que reclamo es una democracia mejor y más humana que, entre otras medidas, necesita urgentemente:

– Cambios en la Ley Electoral para permitir una mejor y más directa representación de los ciudadanos en los parlamentos y una mayor participación ciudadana en las decisiones importantes.
– Aprobación de una Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública para obligar a la publicación en formatos adecuados y reutilizables de todos los gastos, decisiones y reuniones con grupos de presión por parte de funcionarios y cargos públicos.
– Tolerancia cero a la corrupción de candidatos y cargos públicos, y controles ciudadanos para la exigencia de responsabilidad política.
– Separación clara, real y efectiva de los poderes del estado.
– Control fiscal efectivo de grandes fortunas y operaciones financieras; eliminación de privilegios fiscales a cargos electos.
– Políticas encaminadas a solucionar de forma efectiva los problemas hipotecarios y de vivienda.
– Servicios públicos de calidad, fundamentalmente salud, justicia y educación.
– Eliminación de las leyes que permiten el control administrativo de Internet. La red ha demostrado ser esencial para la libertad de expresión y para responder al peligro de manipulación mediática.

Por todas estas razones volveré a salir pacíficamente a la calle el 19 de junio, #19j.

Si estás de acuerdo, aprópiate del texto y divúlgalo.

21 ideas inspiradas en el #15M… ¿Y la Justicia?

El diario Público hace hoy un reportaje espléndido sobre algunas cuestiones clave que ayudarían a mejorar nuestra democracia, con sus pros y contras. Básicamente son ideas que coinciden con las cuatro propuestas para mejorar la democracia de Nacho Escolar y el consenso de mínimos planteado por los propios acampados y en las que, en pleno momento álgido, yo mismo me planteé (debe ser porque, de lógicas y necesarias, es inevitable pensarlas). Sin embargo, en las propuestas de Público (igual que en las de Escolar), para mí faltan las relativas a la separación de poderes, especialmente la mejora de la Justicia, tanto en su independencia (clave para luchar contra la corrupción) como en su agilidad (imprescindible para que sea verdadera Justicia).

Siempre se tiende a pensar en democracia como todo aquello relativo a la representación y participación, pero falta el otro pilar fundamental, muy desarreglado también, que es la resolución efectiva de los conflictos en base a las leyes emanadas del pueblo, ya que sin esa ejecución efectiva de nada vale todo el cambio en el sistema representativo. Que, como publica El Pais hoy (y ayer el Periodico de Cataluña), haya una comunión casi masiva de la población con las reivindicaciones de los acampados, indica que las propuestas son factibles, probablemente inevitables. Ya que ese otro poder está muy mermado en su independencia y efectividad, al menos no lo olvidemos.

Me voy de Facebook

Aunque prefiero no hacer cálculos sobre el tiempo que he pasado en él eso no quiere decir que no me haya reído ni me haya servido para encontrar a gente que hacía tiempo que no veía, pero ya está. Se acabó. Me resistí a entrar pero luego me quedé atrapado. Y me doy cuenta que le doy un uso excesivo para lo que me aporta. Osea que me voy. Me voy de facebook. Y no es un arrebato, es, mas bien, todo lo contrario:

Porque lo uso para cosas que a algunos de mis “amigos” incomodan, a otros fastidian, a otros indignan, a la mayoría dejan indiferente pero saturan su muro y a unos pocos agradan y les hacen interactuar. A esos les enviaré un mail o les referenciaré el blog.

Porque creo que sin Facebook llamaré a mi hermano y a mis prim@s más veces. Hablaré mas frecuentemente con L@s Lom@s y los de Oviedo. Les enviaré mas emails a los de Hontoria y Morella para enterarme de cómo van sus vidas. Subiré mas veces al 6º 2ª, quedaré más con los del hospital… Y si no es así es porque no ha de ser así, porque he superado con creces el tamaño óptimo de mi comunidad real y porque, por mas que me agarre con nostalgia a según qué cosas, no hará que vuelvan tal y como eran antes. Aquello que me gusta repetir de “al lugar dónde fuiste feliz no debieras tratar de volver“.

Porque Facebook es el peor lugar del mundo para tener una conversación comprometida, social o personalmente. Tiene una estructura que penaliza el diálogo y fomenta lo audiovisual (lo contrario de lo que pasa con mis amigos cuando tomo una cerveza). Porque de los 271 amigos, quizá no lleguen a 10 los que leen los enlaces que pongo. Y, aunque me de igual, casi prefiero no ponerlos y guardarlos en mi pequeña caverna aislados, como diario de adolescente.

Porque cuando tengo una conversación en un tono o tema que concuerda sólo con uno de mis diferentes perfiles públicos, a los pertenecientes a otros ámbitos de mi vida, les parece que no soy yo. O que me volví gilipollas. O es motivo de mofa. Y, de nuevo, me da igual, pero prefiero seguir teniendo algunas conversaciones en tono y ánimo cómplice con aquél que esté en el mismo modo en el mismo momento.

Porque hay gente que no usa Facebook e interactúo digitalmente más con ella que con la mayoria de mis amigos de Facebook. Este es el argumento que más ha pesado para que finalmente tomara la decisión.

Porque ya no me hacen gracia las “Señoras que…” o los “Yo tambien…”

Pero hay razones igual de personales pero no tan exclusivamente mías:

  • Porque, aunque no soy precisamente un defensor de la privacidad, no tengo nada que ocultar y creo que el futuro pasa por la transparencia institucional y privada (lo cual acabará necesariamente con las sociedades y personas hipócritas), creo que hay cosas relacionadas con nuestros datos que faltan en las cláusulas de ingreso en Facebook y, por tanto, lo considero un fraude.
  • Porque primero cierran determinadas páginas y eventos (nunca es la página de, pongamos, el PSOE o Coca Cola) y luego investigan la pertinencia del cierre.
  • Porque Facebook es una de las piezas clave de la re-centralización de la red y, por tanto, de la (casi) desaparición de la cultura bloguera y de los foros (ay MedOviedo!), de la sustitución del debate y la interacción por la adhesión bajando dos peldaños en la pirámide del compromiso.
  • Porque, aunque parezca banal, el que sólo exista botón de “Me gusta” es muy significativo… no hay espacio para discrepar activamente (en Facebook la mayor desaprobación posible a un comentario, foto o enlace es la indiferencia).
  • Porque, entendiendo que quizá haya que dar un canal abierto a la “cultura de la adhesión“, prefiero que sea, cuando lleguen, a través de Prisma o Diáspora.

En definitiva que, aunque mi yo tecnoadicto me pide seguir en Facebook, todos mis argumentos me llevan a mandarlo a la mierda. Ahora veremos si lo consigo, ya que no parece tan fácil…

Lo dicho, nos vemos en el trabajo, bar, blog, teléfono, email y, si no, hasta siempre “amigos”.

Por qué luchan los jóvenes de hoy….

Nuestros ancestros lucharon en favor de uno u otro imperio. Nuestros antepasados en favor de una u otra casa real, dinastía, noble o religión. Nuestros abuelos y padres estaban orgullosos de luchar por la “ideología”, eufemismo que describía la adhesión a un corpus doctrinal que podía ser tan hermético, impermeable y rígido como la peor de las religiones. Y dentro de la ideología adoraban a “ideólogos”, que llegaron a ser tan autoritarios como el peor de los reyes o nobles. Nuestros padres llegaron a describirse a sí mismos en función del “ideólogo” favorito: Trotskista, Leninista, Peronista…

Nosotros heredamos a nuestros padres y luchamos, todavía ideología en mano, muy en genérico, contra la guerra y el terrorismo, pero todavía inconscientes…

…hasta que llegan los jóvenes de hoy que,  por primera vez en la historia, han entendido que el problema son, precisamente, los líderes y jerarquías, las estructuras de poder, del tipo que sean. Si es cierto “el viejo lema ciberpunk” de que bajo toda arquitectura de información se esconde una estructura de poder, con su defensa del individuo, la transparencia y el acceso libre a la información y el conocimiento, si tienen éxito, serán los primeros en conseguir la plena democracia: transnacionalidad en su naturaleza, organización distribuida en su estructura, acceso libre en su filosofía e individualismo en sus acciones.

Aquí los tenéis.:

Anonymous Declaration of Freedom from Kate Morrigan on Vimeo.

Por primera vez en la historia, los jóvenes de hoy, luchan por la plena libertad…

Del estado de alarma al estado de emergencia…

Hoy nos dicen que se prolonga el estado de alarma y algunos tenemos dudas al respecto de que un conflicto civil mal llevado llegue a ser militarizado…Porque:

¿es que no podrá justificarse que una huelga de metro paraliza la mayor ciudad del país con las repercusiones para el blablabla…?

¿no podrá justificarse que una huelga de gasolineras desabastece el blablabla…?

¿no podrá decirse que es un desastre educativo una huelga de profesores y blablabla…?

En Uruguay (democracia, para los escépticos) hoy nos dan una idea mas de cómo van a usar su poder de coacción los Estados según les interese…Médicos tomad nota para vuestras futuras huelgas. A ver qué ciudadano se suma a la causa de apoyar un “estado de emergencia sanitaria”.

Y se puso…

… con lo que le cuesta, con lo que rebufa, con lo que supone, con lo que necesita, con lo extraordinariamente bueno que es. Con los brazos abiertos.

Generación XXI

Era subir por las escaleras y, cuando el suelo del primer piso estaba a la altura de los ojos, tenía que decidir si una o la otra. La convencional actitud, la imagen corporativa tan “lobby” y la cuidada maquetación, es decir, como siempre, la Estética, de la una, me hacían refugiarme en el desorden temático, la confrontación del tabú, la maquetación sobria, las portadas metafóricas y la redacción libre de la otra. La revista universitaria que no era la superpop, lo más de lo más de la Universidad. No era excusa para publicidad. Había que leerla, discutirla, desenmarañar las asociaciones libres que algunos redactores creían que entenderíamos.
Era la mejor de las dos (y digo era porque mi universidad, gracias a mí, no a dios, ya pasó). Revista, mochila, amigos, y a la playa, cafetería o casa de Vitín a jugar a la Play.
El único mundo académico de la Universidad tirado en el rellano del hall de la facultad. La lección que la generación, el alumno, le daba al profesor en papel prensa. Una de tantas formas de salir adelante a pesar de la desidia intelectual de la Universidad.
Y ahora retomo las pesquisas. Nostalgia, ya se sabe. Y me doy cuenta de que en ese “comité” editorial (lo de comité no le sentará bien a alguno), todos los nombres me suenan. Osea que, navegue por donde navegue siempre Nasser, Enrique, David, etc. Me los encuentro en cada cala en la que fondeo desde que aquel 2003 (¿sólo?) Internet (te quiero) reunió a 8 o 10 frikis descontentos de la política convencional y supuesta a los jóvenes, a través del foro de la web de las Juventudes del CDS. Me los encuentro pero con la insignificante diferencia de que yo sólo me aprovecho, diaria y particularmente, de lo que ellos generan. No sólo están de acuerdo entre sí y conmigo, además, tratan de convencer de convencidos que están de lo que hacen. Y, de convencidos que están, hacen revistas (plantéatelo tú, listo). La mejor revista de la Universidad y de la red.

IFMSA

Hay asociaciones para todo. Y uno llega a pensar que las asociaciones, todas, tienden a la masonería. Tienden a explotar un supuesto objetivo que no tiene por qué ser común a sus miembros, altruista o no para, al final, acabar anteponiendo su perpetuación a la consecución del objetivo que, teóricamente, las justifica y por el que fueron creadas. O incluso sobreviven a él.

Y no es que uno desconfíe. Es que cree que es su inevitable sino. Crear o perpetuar algo dónde uno se siente seguro es fácil. Finiquitarlo no tanto. Especialmente cuando la pertenencia supone pan.

Podrían hacerse estudios sobre el dinero dedicado a captar socios y el valor de los objetivos conseguidos. Pero prefiero especular desde la azotea de haber estado en unas cuantas.

Y no reniego, las mías siguen protegiéndome y, por tanto, alimentadas. Las grandes consiguen cosas, las pequeñas, la mayoría, generalmente sólo eso, perpetuarse. Otra cosa es lo que consigan sus miembros: reconocimiento, escaparate, trampolín, acogida, etc.

Pero claro, qué es una asociación sino sus miembros. La sinergia, la mezcla, el antagonismo, la combinación y la convivencia, radicalización o atenuación de sus objetivos particulares.
Como máximo las asociaciones son el faro visible para localizar a quienes nos puedan/quieran ayudar o consolar. Las siglas que nos acogen intelectual, laboral, lúdica o físicamente.

Y es por eso que, al ver los amigos de Gera en Facebook, supe para qué había servido (y sigue sirviendo) IFMSA: Para que sus miembros entren y extiendan , sin levantar sospechas, los memes de los derechos, la libertad y el progreso en muchos paises que todavía no saben cómo se sale del pozo. Simplemente actuando como intermediario del intercambio y a través de la universalización del viaje barato y el visado poco sospechoso. Sin que sus miembros sepan que lo único que han conseguido es un objetivo particular y, a priori, poco altruista: viajar.
Los SCO -RP-RA-PH-ME hacen de faro. SCOME y SCOPE de efectores.

Menos mal, ha servido de algo. Ya me siento mejor.

Que pensarán…

… Torres y Gerrard siendo “Unstoppables”

David y sus nudos contiguos cuando hago “copy/paste” de sus ideas…

… U2 al minuto y veiticinco segundos exactos de canción

Gistau y Espada cuando acabo y me quito el sombrero por el periodismo…

Carlos y los demás cuando SUBRAYO frases que me excitan…

… Pastora cuando canto a gritos por la calle sin que me oiga nadie porque tu y yo también estamos a 1000 km

Newer posts

© 2018 antroposcopio

Theme by Anders NorenUp ↑