antroposcopio

Oteando ideas, actitudes y comportamientos

Category: Cotidianos

Los tuitstars toman el congreso

Estoy muy contento de no tener que fumarme el “debate de investidura” a través de Twitter. A golpe de eslogan. De enterarme de las cosas al día siguiente con reposo y desde distintas ópticas. Lo que esperaba leer es que se produjo un debate más o menos teatralizado en torno a las propuestas del acuerdo entre PSOE y C’s y por qué cada punto es moral/inmoral, util/inútil, viable/inviable, prioritario/no prioritario. Pero no, al parecer sólo hubo teatralizacion. Cuando pensábamos que la TV había muerto, ahora los debates de investidura y los mítines no están diseñados para ser retransmitidos en 5 minutos de entrada en el telediario, sino para ser retransmitidos, máximo en 140 caracteres, en timelines fuertemente endogámicos. Nada de matices, honestidad, generosidad y voluntad de construir un país mejor, sino única y desgraciadamente para quienes nos gusta el arte de debatir, de convencer y ser convencido, pura escenificación. No hubo debate de investidura, hubo congreso de tuitstars. Política de la adhesión.

La selección de la nación de al lado…

En todos las ciudades importantes de todos los paises que juegan el mundial hay pantallas gigantes repartidas por las calles para ver a su selección. En todas las capitales de provincia de España hay instaladas pantallas gigantes para ver a la selección. En muchas ciudades de segunda y pueblos de España hay pantallas para ver la selección. Será poco intelectual y mas o menos estético, no digo que no pero, al final, la gente responde de esta manera:

Celebrando cuando cabe.

En Barcelona no hay pantalla. El alcalde no la pone. Y no la deja poner a otros. El “paisaje urbano” dice. Pero resulta que sí las puso en otras ocasiones. Osea que vamos a empezar a sospechar que no sea por eso.

Anulada la anterior, se me ocurren dos explicaciones:

– Que poner una pantalla para ver a la selección pueda provocar una “contramanifestación” de independentistas radicales y altercados. A quien deberían de proteger es a quienes quieran ver el partido y no que los que siempre montan gresca al respecto se salgan con la suya.

– Que la gente de Barcelona pase de España y de su selección ya que, no es una nación con la que se sientan representados. Eso es lo que piensan los políticos, pero, como pudimos comprobar en la “Nit Blanca de Montjüic”, parece que la selección tuvo bastante éxito en la ciudad esa noche. En El País lo relataban en directo. Los organizadores llegaron a tener “miedo” por lo que estaba pasando. De “no mas de un centenar de personas por escenario” pasaron, a partir de las 11, a más de 90000 en total. Parece entonces que la selección tuvo éxito, pero en la “clandestinidad”.

De todas formas, algún medio, como El Periódico, tenía una explicación alternativa mucho mas creíble:

“La juventud de la mayor parte del público explica que los escenarios no se animaran del todo hasta rondando la medianoche”

Los políticos municipales, al menos, reconocían que “no se esperaba el tirón tan grande de la selección”

¿Como era lo de la sociedad catalana por los políticos? ¿Desafección?. Desafección es la que tienen ellos (y los medios oficiales) por sus ciudadanos…y no al revés. Y por eso son tan ilustrados (en el sentido de “por y para pero sin”) que pierden la oportunidad de oro que les da la selección de poner una pantalla, unas cuñas publicitarias insertadas y recuperar así algunos votos. Aunque la que juegue sea la selección de la nación de al lado, que más les da.

¿Qué hubiera hecho Mozart en el Masai Mara…?

… seguramente tocar los bongos. Pero lo importante no es la estúpida conclusión. Podríamos habernos avergonzado si alguien nos mirara por la cerradura de la puerta (quizá alguien mire ahora) y nos sorprendiera acalorados decidiendo qué hubiera pasado con Mozart en ese extraño supuesto.

La discusión no era en vano. Estaban en juego el dualismo ontológico, el determinismo, el darwinismo, la psicobiología, los memes y alguna otra disciplina que pasaba por allí. Y estaban en juego en una mesa con vino y en pijama. Poco nivel estético para tanta pretensión.

Y todo empezó por el talento (veo que Wikipedia ya nos lleva la contraria). Es indudable que Mozart tenía talento, pero esa no era la discusión. Lo importante del talento de Mozart es que llegamos a disfrutarlo todos (los que queremos). Lo materializó: creó, interpretó, transmitió. Convirtió la posibilidad intelectual en hecho. En muchos.

En una esquina los dualistas con vino y ron, resumiendo: el talento, la capacidad, por definición (al menos en Wikipedia), es una aptitud. Como tal no es, sólo puede ser. El talento es algo con lo que se nace pero que requiere de una actitud, un contexto, unas recompensas…Es algo abandonable según el interés y, por tanto, utilizable o no según la necesidad o las ganas del afortunado propietario. Toneladas de talento se ven desperdiciadas por circunstancias propicias, poco estimulantes o demasiado coactivas como para ejercerlo de forma plena.

En la otra esquina, los deterministas con vodka, ron y ginebra, también resumiendo (para que no se note el lado del que estuve): el talento, el TALENTO, perdón, no es una aptitud. El talento es un torrente. Es algo que fluye inevitablemente, que, puntualmente puede hacer un meandro o caer en cascada, pero que, al final, se plasma, aparece. El talento no es una aptitud, repito, es una necesidad. Los genios (así definidos no por el talento que tienen, sino porque lo han llegado a materializar), todos, tienen vidas entregadas. A veces infelices, a veces recompensadas y a veces no, a veces controvertidas, a veces detestables.Pero hay una cosa común a ellos: el talento MUEVE su vida, no es un acto voluntario. La recompensa de hacer eso, lo suyo, tan bien, es invencible por los condicionantes externos o internos. El talento, el verdadero, no es una capacidad del cuerpo para perpetuarse. El talento, el verdadero, el genial, esclaviza al cuerpo para materializarse él. A costa, incluso, de la felicidad del propietario.

Y para demostrarlo la trampa de recurrir al cerebro mas genial estudiado. Mayor determinismo imposible.

No ganó nadie. Por eso Mozart acabó tocando los bongos en el Masai Mara, a medio camino entre la materialización absoluta y las circunstancias. Pero se pueden sacar muchas conclusiones. La más reconfortante: hay que ser verdaderos amigos para hablar con vehemencia, implicación y durante 4 horas de algo así.

Que pensarán…

… Torres y Gerrard siendo “Unstoppables”

David y sus nudos contiguos cuando hago “copy/paste” de sus ideas…

… U2 al minuto y veiticinco segundos exactos de canción

Gistau y Espada cuando acabo y me quito el sombrero por el periodismo…

Carlos y los demás cuando SUBRAYO frases que me excitan…

… Pastora cuando canto a gritos por la calle sin que me oiga nadie porque tu y yo también estamos a 1000 km

Política

REIVINDICACIONES Y PREGUNTAS CIUDADANAS:

O fascismo fora de Galiza…curioso:

Hijo de puta, cabrón, fills de puta….

¡Fora feixistes de la Universitat!:

Apología del boicot…y ¿del feixisme?:

Fallarás, subdirectora de ADN, con ganas de noticias picantes para el gratuito

¿Democracia dónde, terrorista quien?:

Arte combativo (sin percutir, claro…no te lo tomes así hombre):arivera11.jpg


Los oprimidos:

No, we cannot…

…at least not as well as them…

Como dice Arcadi: “Desaliento. Este impresionante video de Obama explica perfectamente cómo nosotros no podemos. Nada. Años luz. Esa molécula que han encontrado los astrónomos.” Vídeo y texto:

It was a creed written into the founding documents that declared the destiny of a nation.

Yes we can.

It was whispered by slaves and abolitionists as they blazed a trail toward freedom.

Yes we can.

It was sung by immigrants as they struck out from distant shores and pioneers who pushed westward against an unforgiving wilderness.

Yes we can.

It was the call of workers who organized; women who reached for the ballots; a President who chose the moon as our new frontier; and a King who took us to the mountaintop and pointed the way to the Promised Land.

Yes we can to justice and equality.

Yes we can to opportunity and prosperity.

Yes we can heal this nation.

Yes we can repair this world.

Yes we can.

We know the battle ahead will be long, but always remember that no matter what obstacles stand in our way, nothing can stand in the way of the power of millions of voices calling for change.

We have been told we cannot do this by a chorus of cynics…they will only grow louder and more dissonant ……….. We’ve been asked to pause for a reality check. We’ve been warned against offering the people of this nation false hope.

But in the unlikely story that is America, there has never been anything false about hope.

Now the hopes of the little girl who goes to a crumbling school in Dillon are the same as the dreams of the boy who learns on the streets of LA; we will remember that there is something happening in America; that we are not as divided as our politics suggests; that we are one people; we are one nation; and together, we will begin the next great chapter in the American story with three words that will ring from coast to coast; from sea to shining sea —

Yes. We. Can.

© 2017 antroposcopio

Theme by Anders NorenUp ↑