“Cuanto mayor sea el científico que elijas para dirigirte la tesis doctoral, más probabilidad habrá de que te veas trabajando en un tema que tuvo sus mejores días hace mucho, tal vez antes de que nacieras. Hasta los científicos maduros que aún conservan todas sus luces suelen empeñarse en poner más ladrillos sobre una construcción que ya tiene suficientes estancias”.

James Watson,  Prohibido aburrirse (y aburrir).

A través de “Juventud, maldito tesoro” por Jose Manel Sanchez Ron. Hoy en El País.